Opinión

Un gay de derechas (vestido de reina mora)

0

Joven portando la bandera del Orgullo LGTBI. EUROPA PRESS

A los autobuses con arcoíris y con gay parece que se les puede quitar el arcoíris y el gay y dejarlos otra vez en vergüenza, en disimulo o en mentira, en carreta de mariquita antiguo, mariquita de cabaré o de sacristía. Y eso lo pueden hacer otros gais, otra gente con arcoíris en el parabrisas o en el pelo o en el ayuntamiento, como guardias municipales de la cosa gay, de la ortodoxia gay, del tráfico rodado gay, que tiene que ser colorido pero ordenado, como una parada militar o una vuelta ciclista.

Hot Chip rompe su silencio con un disco de “buen rollo”

Previous article

Los Ángeles pinta las calles de blanco para combatir el calor

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión