Deportes

Muñeco convertido en Napoleón

0

Ayer, jugador de referencia; hoy, en el podio de los entrenadores más importantes de la historia de River Plate, la presencia de Gallardo es transversal

Ampliar foto

Ayer, Muñeco; hoy Napoleón. Ayer, jugador de referencia; hoy, en el podio de los entrenadores más importantes de la historia de River Plate. Siempre, Marcelo Gallardo, ídolo de la hinchada millonaria. “El mote de Muñeco surgió en un rondo cuando recién empezaba a entrenar con el primer equipo. Tenía cara de nene, ni un grano y me decían ‘ahí va el muñequito’. Me quedó para siempre”, recordaba Gallardo, en El Gráfico, antes de llegar al banquillo del Monumental, antes de mutar en Napoleón. “¿Por qué le dicen Napoleón?”, dice Rodolfo D’Onofrio, presidente del club millonario: “Es muy simple. Era un militar que convencía a sus tropas de la estrategia de combate que tenían que llevar. Y así es Marcelo. Los jugadores salen a la cancha convencidos del plan. Después puede salir o no, pero le creen”.

Formado en la cantera de River, fue uno de los niños mimados de Daniel Passarella, junto a Ortega y Almeyda y Crespo, entre otros. Saltó rápido del Monumental al predio de Ezeiza y, antes llevar su fútbol elegante al Mónaco, ganó ocho títulos con el club millonario, Libertadores incluida. Jugó dos Mundiales (1998 y 2002). Y, además de con Passarella, trabajó bajo las órdenes de Ramón Díaz, Bielsa, Sabella, Pellegrini y Deschamps. “De los que más aprendí fue de Sabella y Bielsa. A Marcelo me hubiese gustado haberlo tenido de grande”, suele explicar el técnico de River. Colgó las botas en Nacional de Montevideo y, tras estrenarse como técnico en el cuadro charrúa, en 2014 volvió al Monumental.

Ya nada sería igual en River. Con el estigma del descenso fresco en la memoria, en el barrio de Núñez entonces merodeaba cierta pesadumbre, lejos de la imagen del club potente, máximo ganador en Argentina. “Había jugado con él, es mi amigo. Tenía la certeza de que era el entrenador indicado para nuestro proyecto”, explica Enzo Francescoli, director deportivo. No se equivocó. Gallardo buscará hoy igualar a Ramón Díaz como el técnico más ganador de la historia de River, nueve títulos. “No me gusta hacer comparaciones, cada uno tiene su lugar. Dejará marca como entrenador. Es muy inteligente y trabajador”, subraya Francescoli.

A Gallardo le bastaron cuatro años para reconstruir el orgullo herido del River. Su presencia es transversal, capaz de dibujar en una servilleta cómo tiene que rediseñarse la Ciudad Deportiva como de manejar la agenda de comunicación. Antes de jugar la vuelta de las semifinales ante el Gremio en Brasil (en la ida había caído 0-1), Gallardo despertó a la hinchada. “Algo puede pasar”. River dio vuelta a la historia en Porto Alegre ante el Gremio (1-2). Dio la cara cuando se suspendió el duelo en el Monumental, pero desde que llegó a Madrid se quedó en silencio. “No tiene la obligación de hablar”, dicen en el club. ¿Y quién se atreve a contradecir a Gallardo? Ya nada muñeco, Napoleón de un River dispuesto conquistar el Bernabéu.

River-Boca: Que gane el fútbol

Previous article

Guillermo y Gustavo en contradicción

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Deportes