Deportes

La policía calcula que llegarán a Madrid unos 500 hinchas argentinos “especialmente violentos”

0

Más de 4.000 efectivos conforman el dispositivo de seguridad para la final de la Copa Libertadores

De las decenas de miles de personas que se espera que visiten Madrid este fin de semana para presenciar la final de la Copa Libertadores del próximo domingo, la Policía Nacional calcula que cerca de 500 son “especialmente violentos”, según ha explicado el delegado de Gobierno en Madrid, José Manuel Rodríguez Uribes. Más de 4.000 efectivos conforman el dispositivo de seguridad que pretende evitar que se repitan los incidentes que el pasado noviembre obligaron a suspender en Argentina el partido de vuelta entre River Plate y Boca Juniors.

La Policía Nacional trabaja “estrechamente” con la argentina para tener controlado a esas 500 personas, según Rodríguez Uribes, que ha apuntado en la cadena Ser que cuentan con antecedentes penales. Ayer fue devuelto a Argentina nada más llegar al aeropuerto madrileño Maxi Mazzaro, un cabecilla de los ultras de Boca, calificado por el Delegado de Gobierno como “uno de los barras bravas más peligrosos”.

Dentro del Bernabéu, las aficiones de ambos equipos se situarán cada una en un fondo. La de River lo hará en el norte, y la de Boca, en el sur. Los laterales se reservan para la afición neutral. El estadio abrirá sus puertas a las 17.30, tres horas antes del inicio del encuentro. Se prevé que asistan al partido unas 25.000 seguidores por cada equipo. El resto de localidades, hasta las 81.000 que puede albergar el estadio, están reservadas para la Conmebol y la Federación Española de Fútbol.

Las fan zones se montarán en los carriles centrales del paseo de la Castellana, una a cada lado del estadio. Los seguidores de River tienen reservada la zona norte, entre Plaza de Castilla y la Plaza de Cuzco. Los de Boca se situarán junto a la sede del Ministerio de Fomento y la Plaza de San Juan de la Cruz.

Los autobuses que trasladen a los jugadores al Bernabéu serán escoltados por la Policía Municipal. El lanzamiento de piedras al autobús de Boca fue lo que desencadenó la suspensión del partido. El dispositivo de movilidad y seguridad para blindar el encuentro incluye el corte de tráfico de la Castellana entre las 9 y las 16.30 entre Plaza de Castilla y Cuzco, a excepción del lateral sentido sur, y en el tramo entre la plaza de San Juan de laCruz y Raimudo Fernández Villaverde, a excepción del lateral sentido norte.

El ayuntamiento de Madrid calcula en 55 millones de euros el impacto económico que supondrá albergar la final.

El Real Madrid se divierte ante el Melilla

Previous article

“En Argentina no aprendemos de los errores, volvimos a perder”

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Deportes