Deportes

La lección de la Operación Puerto utilizada en el caso Oikos de los amaños

0

La federación de fútbol abrió expediente enseguida por el recuerdo del fallido caso antidopaje, en el que la de ciclismo no lo hizo

En el tramo de calle donde este martes estacionaron más cámaras de televisión en Huesca, no tenían permitido aparcar los coches. Frente a los locales contiguos de las oficinas y la tienda oficial de la SD Huesca, una señal advertía: “Descarga de gasoil”. Aunque cuando llegaron por la mañana los empleados no se encontraron un camión cisterna, sino vehículos policiales y agentes desplegados en la calle y en el interior, tras las verjas cerradas de la tienda y la sede del club. Llevaban ahí desde las ocho, enviados por el titular del juzgado de instrucción número 5 de la ciudad para registrar las oficinas y extraer toda la información de los equipos informáticos.

El club aparece en el procedimiento como investigado en condición de persona jurídica en el caso de los partidos amañados, y su presidente, Agustín Lasaosa, y el director de sus servicios médicos, Juan Carlos Galindo, detenidos, durmieron anoche en la comisaría, a apenas 200 metros de la sede del club.

Las pesquisas que terminaron con las detenciones y registros del martes comenzaron con un sobresalto en la Real Fedearción Española de Fútbol (RFEF) el lunes 28 de mayo del año pasado. Esa mañana, el departamento de Integridad, creado solo cinco días antes con el nombramiento de Ana Muñoz como vicepresidenta de la federación, recibió por mail un informe de la UEFA que les alertaba de movimientos extraños en las apuestas del Huesca-Nàstic del día anterior. A ellos y a LaLiga. El martes 29 la UEFA amplió los datos. “A la vista del informe extenso que UEFA remitía, pusimos en conocimiento del Comité de Competición [de la RFEF] los hechos, porque considerábamos que podían ser constitutivos de conductas que están sancionadas gravemente tanto en el código penal como en el código disciplinario”, explicó esos días Ana Muñoz en un vídeo grabado por la federación.

Ante aquella montaña de datos Muñoz recordó el desenlace fallido de la Operación Puerto. La sentencia del juicio sobre la mayor trama de dopaje desarticulada por entonces en el mundo (las detenciones fueron en 2006) se conoció siendo ella directora de la Agencia Española Antidopaje. Una vez concluido el proceso penal con castigos mínimos, la administración se vio sin la posibilidad de iniciar un procedimiento para sancionar deportivamente a los implicados, porque en su momento la federación de ciclismo no había abierto expedientes a ciclistas y técnicos. Aquello no se iba a repetir.

El miércoles 30 el Comité de Competición, urgido por Integridad, decidió abrir expediente disciplinario a ambos clubes. Inmediatamente lo dejó en suspenso, lo que evita que corra el tiempo de prescripción, y trasladó el caso a la Fiscalía General del Estado, que lo remitió a la fiscalía provincial de Huesca.

El 12 de noviembre pasado el juzgado 5 de la capital abrió unas diligencias que retrasaron la apertura de la tienda oficial del Huesca, que después de una temporada feliz de estreno en Primera andaba de liquidación. “70% Kelme”, se leía en el escaparate, que mostraba las camisetas con el lema local “Aquí no se rebla”, aquí no se retrocede. Ajena al reguero de pesadumbre que recorría la ciudad por la sombra de las detenciones, una grúa de Los Pablos trabajaba en el estadio El Alcoraz: están transformando en permanente el graderío del fondo sur, hasta ahora provisional.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Así operaba la trama de amaño de partidos

Previous article

Un Huesca-Nàstic de Segunda destapó la trama de amaño de partidos

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Deportes