Deportes

La batalla del fútbol europeo por el fin de semana

0

Los clubes aplazan el debate sobre cambiar el día de los partidos de Champions tras la oposición pública encontrada a su plan para aumentar los ingresos

En la gran disputa abierta por el rediseño del mapa global de las competiciones futbolísticas y quién lleva el mando (FIFA, UEFA, clubes, ligas), el capítulo europeo se ha topado con el escollo del control de los fines de semana. En los últimos días se ha convertido en tabú público de la Asociación Europea de Clubes (ECA). Mientras, en las reuniones privadas sigue siendo el territorio al que pretenden extender la Champions League, según asistentes a la asamblea general de la organización, clausurada ayer en Ámsterdam.

En el acto de cierre de la reunión compareció ante los medios el presidente de la ECA y de la Juventus, Andrea Agnelli, que aseguró que el asunto de los sábados y domingos ni siquiera había sido tratado: “Las palabras ‘fin de semana’ no se han usado nunca”, dijo en el primer tramo de su intervención. En el posterior, dedicado a las preguntas de la prensa, tuvo que volver a referirse a la cuestión, y ahí evitó descartar de manera tajante que en el futuro fueran a disputarse partidos de la máxima competición europea en fin de semana: “No es el asunto ahora. Ya hay uno [la final de la Champions, que se juega en sábado], y se mantendrá”, dijo.

Las fuentes participantes en la asamblea consultadas por este periódico señalan, sin embargo, que el objetivo de llevar partidos a esos días es claro, ya que son los que proporcionan mejores audiencias y, por tanto, permitirían aumentar los ingresos televisivos. Las mismas fuentes explican que prefieren no abordar ahora de manera pública el debate del fin de semana, después de las reacciones contrarias que provocaron las primeras filtraciones de este plan. Las ligas europeas entendieron que la idea constituía una amenaza directa a su modelo: su tamaño, su calendario, su estructura de ingresos… El más beligerante fue Javier Tebas, presidente de la competición española: “LaLiga y las otras grandes ligas de Europa no vamos a dejar de jugar los fines de semana”, dijo la semana pasada; “no se va a reducir la Liga española, ni ninguna de las europeas”.

Agnelli trató ayer de sortear ese punto de confrontación. Explicó que el proceso de revisión de la Champions acababa de abrirse, que tenían varias propuestas concretas sobre la mesa y sostuvo que no se cerraría nada definitivo hasta dentro de entre 12 y 18 meses. “Es demasiado pronto para comentar especulaciones concretas”, dijo en una intervención con cerca de una decena de referencias a la “transparencia máxima” con la que aseguró que la UEFA y la ECA estaban manejando el cambio.

Menos partidos por curso

El presidente de la Juventus también volvió sobre otra de las cuestiones cuyo control parece en disputa. Reiteró la oposición de la ECA a participar en el nuevo Mundial de clubes recién aprobado por la FIFA para comenzar a disputarse en 2021, con 24 equipos cada cuatro años. “Esto se ha organizado como se organiza una rifa local de acción de gracias”, se quejó, después de recordar que coinciden con el organismo dirigido por Gianni Infantino en que el formato actual del torneo no funciona y necesita un rediseño. Pero lamentó que los clubes no hubieran recibido detalles suficientes del organismo dirigido por Gianni Infantino, pese a que sí se celebraron reuniones a las que Agnelli decidió no asistir. Algunos clubes, como el Real Madrid, Barcelona, Atlético, Bayern y City sí están dispuestos a participar en el Mundialito.

Agnelli enmarcó los problemas que ve a cómo se ha gestionado la aparición del nuevo torneo, que sustituye a la Copa Confederaciones, en la revisión que cree que necesita el calendario global a partir de 2024, y en cuya elaboración reclama más peso de los clubes. “Somos los que asumimos los riesgos empresariales y financieros, los que invierten en jugadores e infraestructuras”, explicó. Y reclamó “una reducción global de partidos durante la temporada”. El mandatario de la Juventus se quejó de que algunos jugadores puedan terminar los cursos con 73 partidos disputados y abogó por la instauración de “periodos obligatorios de descanso para los jugadores, y que se respeten de verdad”. También pidió reducir el número de las ventanas reservadas para encuentros de selecciones: “Se pueden agrupar las ventanas y mantener el número de partidos en 18 [para cada ciclo clasificatorio]”.

La combinación de obtener más ingresos —para que como dijo Agnelli la Champions supere a la NFL— sin aumentar el número de partidos conduce, según los participantes en la asamblea consultados, al territorio ayer esquivado del fin de semana.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Ejemplar Piqué

Previous article

Brasil crece, Argentina sufre

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Deportes