Politica

Japón cierra la era del emperador Akihito

0
  • El mandatario japonés participa en los rituales de su abdicación, programada para este martes
  • A sus 85 años y con problemas de salud, cede el Trono del Crisantemo a su sucesor, Naruhito

Akihito pronuncia sus últimas palabras públicas como emperador acompañado por su esposa Michiko, su sucesor Naruhito y la que será nueva emperatriz, la princesa Masako.

REUTERS

El emperador japonés Akihito ha participado en la ceremonia de abdicación con la que pone fin a su mandato de casi tres décadas, después de que en 1990 sucediese en el Trono del Crisantemo a su padre Hirohito, fallecido en 1989. El acto se ha desarrollado en el Palacio Imperial de Tokio.

En el que ha sido su último discurso en el cargo, Akihito ha asegurado que se siente "afortunado" de haber desarrollado sus funciones "con un profundo sentido de confianza y de respeto hacia el pueblo". "Hoy concluyo mis funciones como emperador", ha dicho el mandatario al inicio de su breve intervención ante 294 participantes, incluyendo representantes de la familia real y de los tres poderes del Estado.

Tras dar las gracias por sus palabras al primer ministro, Shinzo Abe, quien le precedió en la ceremonia, ha querido agradecer también al pueblo nipón "por apoyarle y aceptarle en su papel como símbolo del Estado".

A sus 85 años, Akihito se ha dirigido de este modo a los presentes en la ceremonia de abdicación, de poco más de diez minutos de duración y celebrada en el Salón Pino, el mayor y de más altura del Palacio Imperial de Tokio.

Antes de su intervención, los chambelanes presentaron dos de los Tres Tesoros Sagrados que Akihito ha custodiado durante sus tres décadas en el trono y que simbolizan el poder del cargo, además de los sellos imperiales empleados para firmar documentos oficiales.

El acto ha concluido cuando Akihito ha abandonado la sala, acompañado por los chambelanes que portaban los cofres con los Tesoros Sagrados, y seguido por su esposa Michiko y los otros miembros adultos de la familia imperial.

El emperador nipón Akihito pone fin a su mandato de casi tres décadas

Las mejores imágenes de la ceremonia de abdicación.


12 Fotos

1 / 12

    Un emperador muy cercano

    30.04.2019

    Akihito abandona el trono dejando un sello en su era marcada por la proximidad a su pueblo, frente al distanciamiento que han tenido sus predecesores.

    REUTERS

    El Palacio Imperial, blindado

    30.04.2019

    La seguridad en torno a la ceremonia de abdicación se ha reforzado tras el incidente que se registró la semana pasada en el colegio del nieto de Akihito, Hisahito, donde un individuo no identificado le dejó dos cuchillos junto al pupitre.

    REUTERS

    • Un emperador muy cercano

    • El Palacio Imperial, blindado

    • Un día histórico para Japón

    • Últimas palabras en el cargo

    • Junto a su esposa Michiko

    • Naruhito y Masako

    • La multitud se concentra frente al Palacio Imperial

    • Ritual previo a la ceremonia

    • Primera abdicación en más de dos siglos

    • Ocupaba el Trono del Crisantemo desde 1990

    • Un país expectante

    • Su sucesor, Naruhito

Relevo en el Trono del Crisantemo

Se trata del primer relevo en vida en el Trono del Crisantemo que se registra en Japón en más de dos siglos. La última vez que Japón fue testigo de una abdicación de un emperador fue en 1817, cuando Kokaku cedió el trono a su hijo Ninko.

​La discrección y la sencillez han sido las notas predominantes de todos los actos, que han sido retransmitidos en exclusiva por la cadena pública NHK.

En el ritual sintoísta previo a su abdicación, Akihito, vestido con ropas tradicionales siguiendo un diseño del siglo IX, ha cumplido con el ritual en tres edificios sintoístas dentro del complejo del Palacio Imperial. El objetivo de este acto previo, denominado "Taiirei-Tojitsu-Kashikodokoro-Omae-no-gi", ha sido mostrar formalmente la voluntad del emperador de retirarse del trono.

Para la ocasión, Akihito ha vestido un traje de varias capas y con un kimono superior color canela, que incluía un sombrero tradicional negro adornado con un realce de medio metro de altura. El color del kimono sólo puede ser usado por el emperador, según la férrea tradición nipona.

Rito sintoísta

De acuerdo con las imágenes facilitadas por NHK, Akihito se ha acercado al interior del templo a un paso muy lento. Detrás de él uno de los chambelanes sujetaba la cola color marfil de una túnica tradicional, y otro portaba una espada ritual usada para esta ceremonia.

El rito sintoísta consiste en un homenaje a la diosa Amaterasu, antiguamente considerada como antepasada de la familia imperial de Japón.

Este acto ha sido el primero de varios que se registrarán a lo largo de este martes y que marcarán el final de la era del emperador Akihito, que quedó al frente del trono en 1990, tras la muerte de su padre, Hirohito.

Cáncer de próstata y bypass coronario

Akihito superó un cáncer de próstata en 2003 y fue sometido a un bypass coronario en 2012, y los problemas de salud han sido la razón principal que le han empujado a ceder finalmente el Trono del Crisantemo a su hijo Naruhito. Fue en agosto de 2016 cuando dijo que su salud y su avanzada edad limitaban sus funciones como emperador, anticipando una abdicación que fue confirmada después por el Gobierno, ya que entonces no existía esa figura legal que lo permitiera.

Formalmente, Akihito será emperador hasta esta medianoche, antes de que asuma el trono el miércoles su primogénito Naruhito.

Fin de la era "Heisei" y comienzo de la era "Reiwa"

La abdicación pone fin a la era "Heisei" (paz) del emperador Akihito, el período más pacífico que ha tenido el país en su reciente historia tras el fallecimiento de Hirohito en 1989, y da paso la era "Reiwa" (bella armonía) con el sucesor Naruhito.

Akihito abandona el trono dejando un sello en su era marcada por la proximidad a su pueblo, frente al distanciamiento que han tenido sus predecesores. 

El miércoles será el turno de Naruhito, que asumirá el Trono del Crisantemo en una ceremonia con la presencia de miembros de la Casa Imperial y altos funcionarios de los tres poderes del Estado.

Es un ritual que no está abierto a mujeres, pero en esta ocasión sí estará presente una, la única ministra del gabinete de Abe, Satsuki Katayama.

Los actos de esta semana se cerrarán el sábado con la primera comparecencia en público de Naruhito como emperador, quien, en seis ocasiones, cumplirá con el tradicional saludo desde los balcones del Palacio Imperial.

Ceremonias públicas de Naruhito, en octubre

Pero no será hasta el 22 de octubre cuando jefes de Estado extranjeros acudan a las ceremonias públicas por la ascensión al trono de Naruhito. Han sido invitadas unas 2.600 personas.

Antes de eso, y a no ser que haya cambios de última hora, será el presidente estadounidense, Donald Trump, el primer jefe de Estado que se reunirá con el emperador Naruhito, durante la visita oficial a Tokio que comenzará el 25 de mayo.

Los primeros ciudadanos que votaron el 1-O: “Los únicos golpes que vi fueron de la Policía a la gente”

Previous article

El mapa electoral de Vox: su discurso no logra penetrar en Cataluña, Euskadi, Navarra, Galicia y Canarias

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Politica