Deportes

Isco a la grada: “¿Qué queréis?”

0

Solari entona el mea culpa por la derrota, mientras que el vestuario sale en defensa de Isco, silbado tras encararse con el público

La imagen de los instantes previos al comienzo del partido del Madrid mostraba un Bernabéu semivacío, con multitud de asientos reclinados en posición casi fetal, la más efectiva contra el frío. No comenzó del todo gélida la noche, pero acabó con pronóstico siberiano y el cuerpo del aficionado blanco congelado. También el de Solari. “Me hago responsable”, aseguró el argentino, consciente, visual y auditivamente, de la opinión popular, expresada en forma de silbidos a la conclusión de la peor derrota que se haya visto en Europa en el Santiago Bernabéu.

“Me voy triste por el resultado”, prosiguió Solari, que trató de empatizar con el malestar general a partir de su figura. “No hemos sido contundentes ni en el área rival, ni en la propia. Los riesgos de la alineación son mi responsabilidad”, aseguró acerca de la presencia en el once titular de jugadores como Vallejo, Sánchez y Valverde. “La afición se expresa así porque no le gusta el resultado, pero tampoco nos gusta a nosotros. Di oportunidad a los jóvenes y a los que salían de lesión, y eso es mi responsabilidad”, se justificó. Ante el CSKA, el Madrid presentó un once titular con una media de edad de 24 años y 100 días, la tercera más baja que haya alineado nunca en Liga de Campeones, la más baja desde 2005.

A alcanzar esas cuotas ayudó la presencia de Vinicius, que a sus 18 años y 152 días se convirtió en el tercer jugador más joven que inicia un encuentro de Champions con el Madrid por detrás de Casillas (18 y 117) y Raúl González (18 y 77). El brasileño intentó 11 regates y completó siete, más que ningún otro compañero esta temporada en cualquier competición. “Todos los jugadores que han jugado hoy tienen grandes cualidades, pero hoy no fue nuestro día”, señaló Solari. “Vamos a seguir trabajando para mejorar siempre”, remachó.

“No creo ni que hace dos o tres semanas la cantera fuese la rehostia ni que hoy no valga ninguno para el primer equipo. Hay canteranos con gran presente y gran futuro”, continuó Carvajal, que sustituyó a Marcelo en la segunda mitad. El brasileño mostró síntomas de no estar todavía en forma tras la última lesión. “Trabajaremos para encontrar su mejor versión entre todos”, reconoció Solari. “Si la afición te pita tiene total derecho a hacerlo. Si hay algo mal hay que cambiarlo”, aseveró el brasileño. “En ningún momento faltó actitud, pero no podemos dar esta imagen”, añadió.

No se pronunció Solari (“No me enteré”), sin embargo, sobre el enfrentamiento de Isco con parte del público después de que fallase una ocasión clara de gol. “¿Qué queréis?”, exclamó enrabietado el jugador, que desde ese momento recibió pitos cada vez que tocó la pelota. “Isco es un jugador valiente. Cuando las cosas no van bien, pide el balón y eso también hay que valorarlo”, le defendió Carvajal. “Pitar a un jugador nos debilita, ayuda al contrario”, se sumó Emilio Butragueño. “He intentado darle el brazalete a Isco pero él dijo que se lo tenía que dar a Carvajal. El porqué… No lo sé…”, destapó, sin embargo, Marcelo.

Retenidos tras el partido por motivos de seguridad los cerca de 1.600 aficionados del CSKA desplazados al Bernabéu, continuaban celebrando un hecho histórico. Por primera vez en la historia del torneo el tercer clasificado del grupo ha logrado derrotar por dos veces al primero. La estampa remitía al sinsentido deportivo que acababa de suceder. Quizás por eso ni los tambores desplegados desde Hellín hasta el Bernabéu fueron capaces de imponerse musicalmente a los cánticos rusos. Tampoco hubo victoria en las gradas.

Real Madrid – CSKA: Baile ruso en el Bernabéu

Previous article

El Valencia somete al United y cae a la Liga Europa como cabeza de serie

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Deportes