Opinión

Iglesias y el glorioso hundimiento

0

Pablo Iglesias. EFE

Pablo Iglesias ha pasado de la soledad del gentío a la soledad de su batamanta, pero siempre estuvo solo. Me refiero a que un héroe siempre está solo, con el silbido del viento o el de las multitudes. Iglesias ha trazado una curva sentimental completa desde la soledad enardecida del líder, la soledad de estatua con el dedo tieso ante la historia, hasta la soledad íntima y gastroenterítica del desahuciado. Podemos nació de él, de Iglesias, de su icono, de su imagen de aparcacoches que se enfrentaba al sistema como al guardia por aquellas tertulias tarotistas de la televisión profunda. Y con él o en él tiene que acabar.

El Supremo afronta por segunda vez un golpe de estado contra la democracia

Previous article

Los españoles, cada vez más conscientes de sus datos en internet

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión