Deportes

Iago Aspas regresa regenerado para salvar al Celta

0

El delantero internacional recibe el alta médica tras someterse a un innovador tratamiento y apunta al decisivo duelo de este sábado contra el Villarreal con el descenso en juego

“Es más importante para nosotros que Messi para el Barcelona”, previene Brais Méndez sobre su compañero Iago Aspas, que recibió este jueves el alta médica y al que se le espera como poco durante el partido que opondrá al Celta ante el Villarreal este sábado en Balaídos. No es una cita cualquiera. Los dos equipos están a ambos lados de la frontera del descenso, los gallegos cuatro puntos por debajo (25, por 29 del Villarreal), apenas sin opción al fallo. Así que Iago Aspas vuelve en buena hora para los suyos, después de jugar apenas 25 minutos en los últimos tres meses, tiempo en el que de 33 puntos posibles su equipo apenas sumó cuatro.

Aspas sufrió el 22 de diciembre una lesión muscular en el gemelo interno de la pierna derecha. El Celta era noveno en la tabla. Reapareció mes y medio después sin acabar de sentirse bien y el 16 de febrero, mientras calentaba en la banda para incorporarse a un partido contra el Levante, volvió a romperse. Para entonces las alarmas ya se habían disparado, con el equipo apenas un punto sobre el descenso, marcado además por el Villarreal. Ahora está cuatro puntos por debajo después de empatar en el campo del Alavés y perder contra Eibar, Betis y Real Madrid.

Nada se ha escatimado en el tratamiento del futbolista. El doctor García Cota, que además de trabajar en el Celta lo hace también en la selección española, decidió buscar alternativas al plan inicial, así que Aspas se trasladó a Barcelona para recibir una innovadora terapia regenerativa a partir de células de los glóbulos blancos de su sangre, algo más avanzado que el ya habitual de factores de crecimiento obtenidos a partir de plaquetas. El objetivo era evitar nuevos problemas con la cicatrización de la lesión. Luego acudió a Madrid para recibir unas sesiones específicas de fisioterapia. No se han querido correr riesgos en cuanto a plazos y el parón liguero ayudó a moderar las prisas y ajustar plazos porque el delantero, de 31 años, ya había asumido que no podría entrar en la última convocatoria de La Roja.

El plan era que estuviese a punto para recibir al Villarreal y se ha cumplido. Aspas está listo. Durante su ausencia la crisis futbolística del equipo se ha llevado por delante a un entrenador, Miguel Cardoso, y propició la llegada de Fran Escribá, con quien el equipo ha perdido los dos partidos que ha dirigido. El peso de Aspas en el colectivo es indiscutible. El delantero internacional había marcado 10 goles en 17 partidos antes de lesionarse. En los últimos 11 encuentros sin él, el Celta apenas ha marcado ocho tantos y lleva cuatro jornadas sin ver puerta. Pero su influencia atañe también al rendimiento de sus compañeros en la delantera. Desde que Aspas no está, Maxi Gómez solo marcó un gol y de penalti, misma estadística que presenta Brais Méndez.

“Es un jugador clave, el mejor que tenemos”, asume el zaguero David Costas, que desmiente dudas sobre si el hiperactivo Aspas puede acusar no ya el peso de la inactividad sino también el de la responsabilidad. “Tiene mucha personalidad y puede llevar esta presión y más”, zanja. A Fran Escribá le preocupan las expectativas sobre alguien a quien con unanimidad se señala como salvador del equipo, pero también se entrega a él. “No va a estar a tope, pero nos va a hacer mejores a todos”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Rudy firma una rocambolesca victoria del Madrid

Previous article

El último aliento de Gata Cattana

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Deportes