Deportes

El Baskonia tira de carácter para ganar al Maccabi

0

El conjunto de Perasovic vuelve a ser un grupo fiable como el de la Liga ACB (79-81)

El Baskonia ha cambiado de piel desde que regresó Perasovic al banquillo. Es un equipo. One Team, como rezaba el dorsal de las camisetas de todos los equipos de la Euroliga. Puede ganar o perder, pero, como en la Liga ACB, también es un bloque reconocible en Europa. Ganó al Maccabi (79-81) y empieza a mirar la clasificación todavía con cautela, pero con cierto optimismo.

No es fácil manejarse en la Mano de Elías, ni frente a un equipo como el Maccabi, tan caliente como su afición, pero el Baskonia supo hacerlo con firmeza y determinación. Casi de principio a fin, o mejor: en el principio y en el final, porque dejó los dos cuartos centrales al equipo israelí, que se acomodó en sus ventajas y permitió que los baskonistas le dieran la vuelta al luminoso para hacerse con el triunfo.

El equipo vitoriano demostró carácter en el inicio del choque. Aquel grupo pusilánime de hace unas pocas jornadas dio paso a un conjunto con las ideas claras. Apoyado en el poderío de Shengelia, y después de unos breves instantes de tanteo, el Baskonia tomó el mando y logró callar por momentos a la bullanguera grada del pabellón de Tel Aviv. Se fue a la primera pausa con cinco puntos de diferencia (17-22), y con buenas sensaciones ante un equipo que apretaba, pero fallaba bastante en el tiro.

Sin embargo, los dos siguientes cuartos fueron del Macabbi, que cogió ventaja y no la soltó durante demasiados minutos. A 4m50s para finalizar el tercer cuarto, sonaron las alarmas en el banquillo baskonista, cuando el equipo de casa alcanzó su máxima ventaja, de 10 puntos (55-45). Perasovic llamó al orden a sus chicos, que no permitieron más alegrías al Maccabi. Además, sobre la bocina un triple de Tornike Shengelia, que dejó el marcador en 61-55, todavía favorable a los de casa, resultaría fundamental para el devenir del partido.

El Maccabi apretó en defensa; perdió a O’ Bryant por cinco faltas, y entonces el Baskonia comenzó un festival de triples para compensar la complicada situación bajo la canasta. Granger puso el 61-60; después Vildoza sumó otro que volvió a dejar la diferencia en un punto. Sin solución de continuidad, se sucedieron los bombardeos a una y otra canasta. Entonces apareció Janning, para anotar dos veces desde lejos y apretar a los macabeos a falta de 4m10s para el final. Anotó el Maccabi y Granger, otra vez con un triple, empató el partido. Los dos últimos minutos fueron terroríficos. A falta de 1m44s, dos tiros libres de Shengelia, que llevaba un porcentaje de aciertos mediocre hasta entonces, volvió a poner en ventaja al equipo vitoriano. Poirier, tras atrapar un rebote, amplió la ventaja con 1m20s por jugar. El corazón se le salía del pecho a los jugadores locales, que empataron con tiros libres después de un error de Jenning. Quedaban 30 segundos, y el Baskonia sacó de nuevo su carácter, y también la fe que les faltó durante muchos partidos, para poner las cifras definitivas con una entrada en tromba de Poirier, y una defensa eficaz en los 11 segundos finales. De nuevo son un equipo.

Real Madrid – Barcelona: baile clásico en el Palacio

Previous article

Solari: “Me da la impresión de que Isco protestaba un córner”

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Deportes