Deportes

El Barça regresa a tiempo en Vitoria

0

Los azulgrana remontan ante el Baskonia en la Euroliga con 28 puntos en el último cuarto: 70-77

En el Buesa Arena se cruzaban las gráficas de dos equipos con trayectorias opuestas, pero igualados en el número de victorias y derrotas en la Euroliga. El Baskonia llegaba de tres partidos consecutivos a su favor; el Barcelona, con el lastre de cuatro fiascos seguidos. Se presumía la tormenta perfecta en el duelo de vascos contra catalanes, y los dos equipos se pusieron a ello en un partido igualado, con pocos matices. Al menos, hasta el último cuarto.

El Barcelona empezó explotando la presión en el inicio del juego baskonista, y le dio buenos resultados. Los hombres de Perasovic perdieron bastantes balones en el inicio de las jugadas, y apenas podían intentar segundas acciones en fase ofensiva, porque Singleton y Ribas dominaban el rebote. La defensa del Barça obligó al Baskonia a demasiados lanzamientos lejanos en el primer cuarto, lo que hizo mella en su anotación. En los siguientes 10 minutos, sin embargo, las cosas estuvieron más igualadas. Salió Shields al rescate del equipo vitoriano y su eficacia en el tiro atemperó los impulsos iniciales del Barça. Fue un bálsamo para los suyos, que mejoraron sus números. El marcador se apretó hasta el 39-42 del descanso. El equipo de Pesic, pese a no encontrarse tan cómodo en la cancha como al principio, no ofrecía malas sensaciones.

Pero en el tercer cuarto regresó el Barcelona mortecino de los últimos partidos europeos. Sin encontrar enfrente a un Baskonia superlativo, se estrelló contra su ineficacia atacante. En los nueve primeros minutos del tercer cuarto, los azulgrana —de amarillo chillón— anotaron cuatro puntos. Sólo a falta de 22 segundos, después de un tiro libre y una canasta de campo, maquillaron con tres puntos más el desastre ofensivo. La elección de lanzamiento fue un desastre, y aunque defendieron con aplicación, no pudieron impedir que el Baskonia se pusiera por delante (55-49 tras el tercer parcial).

Claro que la temperatura de un partido puede cambiar en unos segundos. El último cuarto, que se presentaba esperanzador para los vitorianos, se convirtió en un camino pedregoso para los jugadores de Perasovic. El termómetro se puso bajo cero. Súbitamente, fueron ellos los que empezaron a precipitarse, a buscar la distancia por la vía rápida de los triples, y se equivocaron en las decisiones. El Barcelona salió del letargo de los 10 minutos anteriores, y regresó al partido para tratar de convertirlo en un cara o cruz. En un par de chispazos volvió a tomar el mando y silenció al bullicioso Buesa Arena.

Cuando Pau Ribas anotó un triple a menos de tres minutos para el final (62-69), el pabellón se transformó en un velatorio. A 1m50s, Pangos puso la diferencia en nueve, inalcanzable para el Baskonia, que se deshizo en 10 minutos de gestión deficiente y encajó 28 puntos en ese tramo. Las dos rachas se rompen. Una para bien, la del Barça, otra para mal, la baskonista.

Jeison Murillo: “Soy rápido, inteligente, con buen pie y muchísima garra”

Previous article

La sexta resurrección del “loco” Teddy Tamgho

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Deportes