Deportes

Borja Iglesias le da un respiro al Espanyol y elimina al Villarreal

0

El equipo de Luis García, atribulado por su situación en LaLiga, cede tras cometer dos penaltis

Ampliar foto

La Copa del Rey le da un respiro al Espanyol. Lo necesitaba el equipo de Rubi, después de perder siete de los últimos ocho encuentros en LaLiga. No puede disimular sus temores el cuadro blanquiazul, beneficiado, en cualquier caso, en la situación en LaLiga del Villarreal, que llegó a Barcelona sin muchos ánimos de pelear por un lugar en los cuartos de final. Se encontró el Espanyol con dos regalos del cuadro amarillo, traducidos en dos penaltis. Y cuando parecía que el Villarreal volvía a incomodar al Espanyol, emergió la figura de Borja Iglesias para firmar el 3-1 y el billete a los cuartos de final.

La Copa, bálsamo para Rubi; escollo para Luis García. La clasificación en LaLiga aprieta al Villarreal, una incomoda situación para la entidad con el sexto presupuesto más alto de España. Luis García llegó a Vila-real con pragmatismo en el juego, también en las prioridades. No valía la pena desgastar a sus muchachos más importantes en la Copa, sobre todo después del 2-2 en la ida. Entre suplentes y canteranos se plantó el Villarreal en el RCDE Stadium. Buenas noticias para el Espanyol de Rubi, necesitado del optimismo de la Copa después de ver cómo se deshilacha su ilusión en LaLiga.

Y fue justamente en un duelo entre un peso pesado blanquiazul y un novato del Villarreal como el duelo rompió su monotonía, sobre todo las dudas del Espanyol. En la puerta del área, Darder pensó, descansó con el cuero y buscó a Javi López. Buen centro del lateral, que aterrizó en Piatti. El argentino le cedió el balón a Borja Iglesias, que cuando buscaba el giro para rematar se encontró con un regalo de Pepe. El cantero pecó de novato y, en su afán por robarle el cuero al ariete, le pegó un topetazo. Penalti que Piatti se encargó de cambiar por gol.

Era el momento Espanyol. Tres minutos después, Puado presionó a Layún y le birló el balón en el área. Preso de rabia, el mexicano derribó al canterano blanquiazul. Esta vez el encargado de lanzar el penalti fue Borja Iglesias. Misma efectividad: 2-0. Pero ni el resultado, tampoco el desconcierto del Villarreal, le trajeron tranquilidad al equipo de Rubi. El Espanyol dominaba el balón, no el partido, atenazado en la zaga, sin presencia en el mediocampo, solo encomendado a la presencia de Borja Iglesias en el ataque.

Pero el Villarreal no estaba dispuesto a dejarle el camino libre al Espanyol, no lo había hecho en Castellón ni tampoco lo haría en Cornellà. Chukwueze se aprovechó de la pasiva defensa blanquiazul para sacar un zapatazo potente, imposible para Roberto.

Entonces, el fantasma de la prórroga revoleteó por el RCDE Stadium, sobre todo después de que Layún estrellara una falta directa en el larguero. Más nerviosa estaba la zaga blanquiazul, más crecía la figura de Borja Iglesias. Y apareció el Panda de nuevo, esta vez para sí sellar la tranquilidad definitiva y brindarse el mejor regalo ya que cumplía 26 años. El 7 mandó a la red un balón suelto en el área chica después del córner de Piatti, que había desviado Didac Vila. Ya no había ni dudas ni miedos, el Espanyol estaba en los cuartos de final de la Copa del Rey.

 

Bautista: buen compañero, buen modelo

Previous article

La escalada de Laia Sanz, de una doble infección vírica al 11º puesto del Dakar

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Deportes