Deportes

Aitor Elizegi, nuevo presidente del Athletic

0

El candidato renovador se impone a Uribe-Echevarria por 85 votos de diferencia en unas elecciones con un 46,77% de participación

Sorpresa en las elecciones del Athletic, vuelco total. Después de siete años y medio de mandato de Josu Urrutia, Aitor Elizegi (Bilbao, 1966) es el nuevo presidente del club bilbaíno, después de imponerse en los comicios celebrados en la sede del club, en el palacio de Ibaigane, que fue hogar de la familia Sota y después gobierno militar en tiempos de la dictadura de Franco.

El candidato renovador, que decidió presentarse a las elecciones a la segunda, después de renunciar en un primer momento, se impuso por sólo 85 votos (9.264 a 9.179) a Alberto Uribe-Echevarria , que partía como favorito, en una votación reñidísima en la que participaron 19.340 socios, un 46,77% de los 41.354 con derecho a voto, mayores de 18 años y con al menos un año de antigüedad. La afluencia a Ibaigane se incrementó en las horas finales, hasta el punto de que la junta electoral anunció que podrían votar todos los que hacían cola para ejercer su derecho a las 21.00 horas, cuando estaba previsto el cierre de las urnas. Después del recuento de votos, y después de que se proclamara oficialmente al ganador. Aitor Elizegi y los miembros de su candidatura celebraron exultantes su triunfo en las puertas de la sede rojiblanca. Desde el 28 de diciembre, día de los Inocentes, tendrá mando en plaza.

Elizegi es cocinero, propietario del restaurante Bascook, promotor de la iniciativa slow food; empresario y presidente de Bilbao Dendak, la plataforma de comerciantes más grande del País Vasco.

A pesar de no contar con el apoyo del PNV, partido del que es afiliado, que tiene tradicionalmente, una gran influencia en el voto rojiblanco, y que decidió dar su aval a Alberto Uribe-Echevarria, Elizegi supo ganarse el apoyo de los descontentos con los siete años y medio de gestión de Josu Urrutia; con quienes ven con preocupación el devenir liguero del Athletic y consideran inoportuno haber plantado unas elecciones en pleno campeonato y, posiblemente, también de parte de los 8.000 nuevos socios que votan por primera vez.

A pesar de las ventajas que Uribe-Echevarria esgrimió durante su campaña sobre el desahogo financiero que supone para alguien como él, que llegaba de la anterior junta, el hecho de poder disponer sin cortapisas, de todo el patrimonio del club sin tener la espada de Damocles de los avales que exige la Ley del Deporte, los socios prefieren arriesgar con una candidatura nueva en la que se integran profesionales de diversos campos en los que Elizegi afirma que delegará muchas funciones.

Durante su campaña, el nuevo presidente del Athletic ha ido dando pinceladas de lo que serán los cambios que intentará hacer en el club, entre ellos, otorgar más voz a los socios en el día a día; modificar los estatutos para hacerlos más participativos e intentar implicar a todos los estamentos de Bilbao y de Bizkaia. Además, prevé profundos cambios en la grada de animación de San Mamés, para que el nuevo campo recupere las esencias del antiguo. Quiere rejuvenecer la masa social, dando alicientes para que los jóvenes se integren en el club, y afirma que potenciará el equipo femenino. En cuanto a nombres, el nuevo director deportivo será Rafa Alkorta, exjugador del Athletic y del Real Madrid y el secretario técnico, Andoni Ayarza. Además, quien fuera preparador físico del Athletic y de la selección, Manolo Delgado, será asesor externo de la junta directiva rojiblanca.

Sobre sus promesas de los últimos días para mejorar el Athletic, el nuevo presidente asegura que “soy esclavo de mis palabras, pero otros eran esclavos de sus hechos. A Uribe-Echevarria le di la mano antes y se la volveré a dar mañana. Tiene mi mano tendida para lo que requiera”.

Además, Elizegi asegura que se producirá un gran cambio en la forma de relacionarse con los medios de comunicación. Urrutia mantuvo roces continuos, e incluso la psicóloga Silvia Muriel, que formaba parte de la candidatura de Uribe-Echevarria, afirmó en una entrevista, en vísperas de las elecciones, que ella no cambiaría ni una coma en ese asunto. El nuevo presidente anunció, incluso, una medida simbólica: “Los periodistas volverán a viajar en el avión del equipo”, algo que Urrutia prohibió hace tres años.

Menos participación y menos votos que en 2011

Las votaciones en Ibaigane comenzaron a las nueve de la mañana. El nuevo presidente, Alberto Uribe-Echevarria, votó a las diez en punto, en una de las mesas habilitadas, aunque ya saludaba a los votantes que se acercaban a las urnas desde minutos antes, como Aitor Elizegi, que a las 9.15 horas ya se había saludado con su rival, pero esperó a emitir su voto hasta las 11.45 horas. Entre ambos, a las diez y media, votó el anterior presidente, Josu Urrutia.

La participación fue menor en porcentaje y en votos que la que proclamó a Urrutia en 2011 (22.176 votos y un 65% de participación). Los votos superaron a los de las elecciones de 2007 y 2004, pero sólo a estas últimas en porcentaje de votantes.

Hablar con uno mismo, una práctica terapéutica

Previous article

No es árbitro, es árbitra

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Deportes